MUCHAS GRACIAS POR SEGUIR NUESTRO BLOG

miércoles, 23 de septiembre de 2015

ADAPTÁNDONOS

Hace un poco más de una semana que mi pieza TEA ha iniciado esta nueva gran aventura que supone empezar el cole. Atrás quedan los días familiares en la guarde, donde toda la clase era una gran familia, donde todos los niños se ayudaban y se querían y tenían a mi pequeño gran hombrecito como uno más. Atrás queda su ángel de la guarda (que por suerte para mí, sigue ahí, escondido, observando de cerca cómo está uno de sus prínceps). Hace poco más de una semana, desaparecieron gran parte de mis miedos... ¿Llorará, se sentirá bien, sus nuevas maestras lo aceptarán y lo tomarán como un reto? ¿o les vendrá grande?   ¿Tendrá suficientes ayudas para seguir el ritmo más o menos de los demás? Y un sin fin más de interrogantes que tan sólo han servido para que la noche antes de empezar el cole el insomnio llamara a mi puerta. Y es curioso porque por mi formación sé que es algo que todos los niños deben pasar, que salvo excepciones suele ser una mala semana y después ya puedes ver día tras día esas sonrisas que delatan ese "qué bien me lo paso en el cole".
Y además en el caso de Arnau me permitieron una adaptación más paulatina. Primer día un par de horas, el segundo que llegara hasta después del patio... Y así hasta verlo bien adaptado. Bien.
Pero el tema de las adaptaciones es algo que puede ser controvertido. Mi experiencia previa siempre había sido primer día y todo el día, con todos los niños, lloraran o no y salvo casos de niños inconsolables, ahí se quedaban hasta que sus papás o abuelos o tíos los recogían. Para mí era una situación un poco caótica, pero veía mucho peor adaptaciones con los papás y poco a poco. Pensaba que era alargar el "trauma" de la separación, del romper un poco ese apego que tienen todos nuestros peques y de tener que enfrentarse a otros niños, a uno o varios adultos desconocidos y un montón de cosas más. La idea era cuanto antes mejor. 

Sin embargo, hay otro tipo de experiencias que también nos enseñan, y cuando mi pieza TEA empezó en la nueva guardería la adaptación ahí era del todo distinta a lo que yo conocía. La primera semana una hora y media con dos o tres peques más con sus mamis, para conocer el espacio, la maestra, y que ella conociera un poquito más de cerca a sus nuevos alumnos. La siguiente semana, seguía esa hora y media pero sin mamis ni papis y ya finalmente toda la mañana o todo el día. Eso sí, si la pobre criatura no podía aceptar consuelo se llamaba para que lo pasaran a recoger. Este tipo de adaptación, no la entendía y no la compartia, pero tuve que aceptarla. Una vez la hice comprendí que era algo necesario para muchos niños y niñas, y más en estas primeras etapas de su infancia. 
Al final, como he vivido las dos, puedo hablar de lo bueno y lo malo de cada una de ellas, pero al final hay algo que en ninguna de las dos se tiene muy en cuenta, y es lo de siempre. Cada niño es mundo, cada uno necesita una cosa u otra. Hay niños exploradores, aventureros y sociables que les da igual algo nuevo, al contrario, disfrutan y se sienten bien desde un principio, puesto que son estímulos nuevos y una nueva oportunidad de calzarse el disfraz de explorador y a descubrir juguetes nuevos, materiales nuevos, espacios nuevos... Hay otros niños, menos abiertos a lo nuevo, con más miedo a lo desconocido, que se sienten vulnerables sin la seguridad de su mamá o su papá y por tanto esta nueva situación les es muy costosa... y hay otros que se conforman aunque no lo vean claro. Así que como cada uno tiene su ritmo, creo, y de hecho pienso que debería ser así, las adaptaciones deberían estar "adaptadas" a las particularidades de cada niño. No niego que una primera parte sea un día con unos pocos nenes y sus papis, me parece genial, pero sólo un día. Después se trata de ir adaptándose a las necesidades del niño. El niño que se sienta agusto y esté feliz como una perdiz ¿por qué debe estar sólo una hora y media o dos? y el niño que sufre y llora y se agarra a la puerta, ¿por qué debe estar tres horas pasándolo mal? En realidad son niños muy pequeños (2-3 años), no hay prisa para ponerse a trabajar, a aprender números, a escribir, a estarse quietos. Sólo cuando un niño se siente confiado, tranquilo y seguro puede atender a lo que se quiere enseñar.  Pero es sólo mi opinión como mami y como maestra.

¿Y qué ha pasado con la adaptación de mi pieza TEA? Pues bien, acepté la opinión de los profesionales de que la entrada fuera progresiva, pero con la condición de que si estaba tranquilo y no lloraba y se lo pasaba bien se lo quedaran hasta la hora de la salida. La sorpresa fue mía porque  recibí una tranquilizadora llamada de su ángel de la guarda que me contaba que estaba feliz, contento, sin pena ni lágrimas en los ojos y que sí, todo había salido bien. Así que mi pieza TEA, una vez más ha superado mis expectativas. Cada día que sale de la escuela sale con una sonrisa de oreja a oreja, saltando y brincando, cantando sus canciones y mirándome con esos ojillos de color indefinido que me dicen..."qué guay es este cole mami".


6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Claro! Es grande, muy grande nuestra pieza TEA

      Eliminar
    2. Claro! Es grande, muy grande nuestra pieza TEA

      Eliminar
  2. Todos los inicios son o creemos que son difíciles y comparto el pensamiento de la mama de Arnau en que cada persona adulto o niño/a lo vive de una manera distinta y habría que facilitar dentro de lo posible que fuera en cada caso personalizada , pero como todo en la vida hay que afrontar las cosas como vengan.
    Yo por mi parte también he tenido en este curso una adaptación, mejor dicho dos, una, la adaptación con los nuevos alumnos de este curso, y la segunda y más difícil, la de adaptarme a la separación de los que han sido "mis niños" durante dos años, a que ya no estén conmigo cada dia, aunque lo que me consuela es que, en unas ciertas horas de la mañana sólo nos separa una valla en la que me puedo asomar para darles un beso todos los días y preguntarles como están?, y a la vez certifico que lo están pasando bien con sus juegos y sus amigos.
    Esto también referente a Arnau, que es doble la emoción que siento al ver y comprobar que él tampoco me ha olvidado por el momento, ya que le llamo y haciendo como que no me oye se acerca a la valla, y le pido un beso y haciendo como el que no me ve, se pone de puntillas y alza la cabeza para recibir mi beso que con tanto amor le ofrezco a diario.
    Bien Arnau, seguiré haciéndome la pesada día tras día, intentando que te cueste mucho tiempo olvidarme y no cesaré en mi empeño hasta que tu decidas no escuchar mis palabras o recibir mis besos y aún en ese instante seguiré saludándote cordialmente ya que en mi recuerdo seguirás para siempre.
    Y a estos maravillosos papas TEA de Arnau quiero animaros, porque en cada desafío que os deparé el destino estoy segura que lo superareis con la unión y la fuerza que os caracteriza y yo de ello soy testimonio. Y Arnau seguirá haciendo cada actividad y seguirá el mismo programa escolar que sus compañeros porque de ello ya os encargareis vosotros.

    Siempre estoy con vosotros de corazón.

    Montse (senyu)

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar